TARDE DE SÁBADO (QUINTA)

dados-de-rolOtra semana menos, otro sábado más. Voy emocionado porque hoy acabaremos mi súper-partida de rol, de la que estoy muy orgulloso. Se presentan todos, incluido Fonsi, que ya se ha integrado, y hasta Jordi, que por fin puede disfrutar una tarde como jugador aunque sea con la partida a medias.

La cosa casi se tuerce cuando el hobbit y el guerrero elfo renuncian a encontrar al mago loco perdido en el bosque, cansados de dar vueltas y vueltas sin resultado. La verdad es que los dados se ponen tercos a veces y a mí no me gusta hacer trampa con eso: prefiero el realismo y, si no lo encuentran, pues no lo encuentran. El caso es que se van al pueblo a intentar liberar al ladrón de Fonsi, que mató a un soldado sin querer y espera al juez en una celda.

Como ya van un poco quemados, entran a saco, arrasan con el puesto de centinelas, roban unos caballos y salen de allí perseguidos por la guardia de media comarca. Sudo tinta para controlar tanto personaje, pero salgo del paso bien parado, con alguna ayudita de Jordi, que tiene más experiencia. Mientras tanto, el mago llega por azar a un sendero, que lo lleva al encuentro de otro mago, el de Jordi, que iba en su busca. Todos acaban, después de varias peripecias, en el poblado del sabio, en cuya casa se refugian como secuestradores del pobre anciano.

Los guardias dan con ellos y sitian la casa. Se produce una masacre, con el bárbaro cortando cabezas como enloquecido y el mago lanzando bolas de fuego por las puntas de los dedos. Los soldados mandan un correo a galope, para informar a su señor; el ladrón yerra el tiro y el emisario escapa, los dados no perdonan.

El señor acude al lugar cuando la batalla ya ha terminado y los cinco jugadores se han dado a la fuga. Los alcanza, a pesar de todo -¿es que los dados están malditos?- y se desvela que, en realidad, es un hechicero experto en invocaciones. Varias bandadas de ratas, unos trolls y hasta un gólem de piedra machacan a mis amigos a conciencia. Sólo el hobbit escapa, oculto. También sobrevive el mago loco, porque no se mete con nadie. Los demás están muertos. Fin de la partida.

No ha podido ser, pero no importa. Me felicitan, se lo han pasado bomba combatiendo hasta la muerte. Hasta Fonsi ha peleado a pecho descubierto a sabiendas de que no tenía ninguna posibilidad. Han sido momentos excitantes, épicos, de los buenos. De los que te llevan a meterte otra vez en la piel de otro personaje el sábado siguiente, para lo que sea.

Recogemos el escaso material y charlamos un rato, como es costumbre. Dani sigue sin tocar su libro de Poe, nos confiesa que está enganchado a One Piece justo en la saga de Enies Lobby. Los que la hemos visto se lo perdonamos todo: es la mejor parte, sin discusión. Que la disfrute, ya no le daremos más la murga hasta que se la termine.

Rober ya acompaña a Frodo dentro de Mordor. Otro al que no hay que motivar para que siga.

Jordi se interesa por Lem y lo pongo al día. Sé que en cuanto se lea el primero se los traga todos de corrido, lo conozco. Y detrás de él irá Mati, que va por libre pero la veo atenta a mi apasionada defensa del mejor autor de ciencia-ficción de la historia.

Hasta Fonsi se une al club de lectura. Me ha hecho caso, y ya está terminando con “El hobbit”. Lo veo tan entusiasmado que le aconsejo que se salte la lista y siga con “El Señor de los Anillos”, para que no pierda el impulso.

Yo, con tanto Tolkien a mi alrededor, acaba planteándome seriamente la lectura de “El Silmarillion”, pero cuando haya terminado con Lovecraft, como está mandado. Hay que ser consecuente, y más cuando ya me he perdido entre las sombras de Innsmouth y he oído los susurros en la oscuridad. Mi cordura está en juego en las próximas semanas, lo sé, pero soy fuerte y tengo a mis amigos.

JLBelloq


Bookmark : permalink.

Leave a Reply

2 Comentarios a "TARDE DE SÁBADO (QUINTA)"

Notificación de
avatar
Ordenar por:   el más reciente | el más antiguo | más votado
Uruk
Guest

Que maravilla. Me encantan estos minirrelatos. A esperar al proximo!!

Drizza
Guest

Jo, leyendo esto me hace añorar aquella época rolera jeje. Qué envidia leñe!