2º relato concursante del III Concurso de microrrelatos -Noche de Difuntos 2017-

MI FUGAZ EXPERIENCIA CON LOVECRAFT
The dreamer will awaken

Desde hace tiempo, en mi casa hay dos libros que aglutinan todos los relatos de Lovecraft, un juego de mesa de Cthulu y una figura de la deidad ficticia que da nombre al mismo. Deidad verdosa mezcla entre pulpo y dragón y de aspecto horrible.

Me informo sobre Lovecraft y, cuál es mi sorpresa, que pensando que me iba a encontrar con un escritor de importancia en su época me encuentro con lo que hoy hubiera sido tildado de un “friki” desgraciado, con una vida en la que el terror le acompañó desde los tres años por una desgraciada vida familiar, terror por su vida solitaria, terror por su mala salud, terror por su fracaso matrimonial, terror por su aspecto físico, terror por no haber suscitado interés su obra y el terror de vivir y morir en la pobreza.

Leo su relato “La llamada de Cthulu” y me adentro en el horror cósmico, en un relato de terror de filosofía intensa y alienígena, difícil de entender, pero con un trasfondo profundo.

Destaco algunos de sus párrafos llenos de filosofía y, que me han hecho pensar, que entremezcla en este relato:

“La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido”. ¿Cuántas veces dejamos de hacer cosas por temor a lo desconocido y al desconocido? ¿Cuántas veces anticipamos sentimientos negativos por el miedo al qué pasará o qué dirán? El miedo como parte de nuestra vida paralizándonos sin sentido.

“Ni la muerte, ni la fatalidad, ni la ansiedad, pueden producir la insoportable desesperación que resulta de perder la propia identidad”. Y volvemos al miedo a lo desconocido que nos hace perder nuestra auténtica esencia por temor a cientos de reacciones. El miedo como parte de nuestra vida dejando de ser nosotros mismos, dejando de existir como tal.

Y como final una cita filosófica que me ha hecho reafirmarme en que nunca me incineraré:

“No está muerto lo que puede yacer eternamente; y con el paso de los extraños eones, incluso la Muerte puede morir”.

Saquen sus propias conclusiones.


 

Bookmark : permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.