Batiscafo (relato)

Cuando H.P. Lovecraft leyó a Julio Verne, soñó algo como lo que imaginó Sutter Cane (JLBelloq, Círculo del Ludófago)

Batiscafo

por Sutter Cane

     Hermes Louis de Roggiant ha pasado a mejor vida. Su inesperado viaje a través del océano indudablemente le ha traído terribles consecuencias. Cierto es que lo que ustedes dicen sobre su salud mental antes del suceso son factores a tener en cuenta. Pero qué duda cabe, tras leer el testimonio que les traigo a continuación, de que la aventura en la que se vio envuelto ha sido decisiva en cuanto a su final.

Encontré este póstumo escrito en la mesa del comedor de su casa de verano, en Londres, donde él y yo solíamos reunirnos todos los años. Cita que esperábamos con ansiedad ambos, pues fuimos inseparables compañeros de andanzas en nuestra juventud. Es por ello que no hace falta decirles el pesar que me abate con respecto a todo este asunto. Hermes era un encomiable estudiante de ciencias naturales y biología. A punto de ser nombrado catedrático de la Universidad, era un ávido lector no sólo de libros de su disciplina profesional sino también de todas las ciencias tangentes a su especialidad, como por ejemplo Botánica y Zoología. seguir leyendo

TARDE DE SÁBADO (SEGUNDA)

dados-de-rolSiete días, siete. He asistido a clase, he estudiado como un poseso, he hecho mis deberes con entusiasmo y he logrado llegar al sábado con la tranquilidad del trabajo acabado y la conciencia limpia. Listo para unirme a mis colegas y volver a la catacumba maldita.

Esta vez somos cuatro: dimos esquinazo a Fonsi, empeñado en volver para amargarnos la vida. ¿Es que no tiene amigos, acaso? No sería extraño, con lo gilipollas que es. Por si las moscas, esta vez nos reunimos en casa de Mati, donde nos recibe su madre con cara de felicidad. Está encantada con nosotros, parece que echa de menos las visitas y nos trata como invitados de lujo. Se pasa toda la tarde preparando tentempiés y meriendas, y nosotros dándole las gracias con la boca llena.

seguir leyendo

La historia de Enthas (relato)

Una metáfora indefinible sobre la alienación y el amor, o algo así (JLBelloq, Círculo del Ludófago)

La historia de Enthas

por Astro Riser

     Era de un pueblo pequeño, una pequeña villa llena de colorido y gente agradable, un sitio en el cual la vida afloraba por todas partes. Pero a él no le importaba: habitaba allí, pero no vivía allí; vivía mucho más lejos de su pueblo, vivía en un mundo con fronteras de acero que fue construyendo poco a poco, piedra por piedra, con sus propias manos. Era un mundo muy pequeño en el que siempre era de noche, un mundo irreal, un sitio que le encantaba y confundía al mismo tiempo. Era triste, gris, desolador, inhóspito, un lugar donde los árboles nacían muertos y no había sitio alguno para la esperanza. Ese sitio era su cárcel, su condena perpetua por unos crímenes que no había cometido. Ese mundo estaba embrujado.

seguir leyendo

Avaricia (relato)

 Un relato inquietante ambientado en el mundo creado por la mente enferma de H. P. Lovecraft, escrito por una mente no menos enferma que la suya (JLBelloq, Círculo del Ludófago)

Avaricia

por Sutter Cane

     Entre el abanico de las emociones que se pueden ocultar a los demás, no se encuentra la culpabilidad. Es una fase emocional que contrae los músculos de la cara de tal manera que hace fácilmente reconocible el estado en el que se encuentra una determinada persona. Ustedes podrían entrar en un tugurio cualquiera y distinguir a todos los pobres hombres que padezcan culpabilidad. No hay whisky que lo disimule, ni humo de tabaco que lo esconda. Es una mezcla de arrepentimiento y culpa que se agarra al alma y no da respiro alguno ni de día ni de noche. Los bares nocturnos de carretera están plagados de tales situaciones.

Uno de estos locales humeantes era “El Zorro Verde”, donde me encontré con un pobre diablo llamado Simón Ossorio. El hombre se hallaba en la unión de la barra del bar con la pared, donde la luz apenas alcanzaba. Conservaba el rictus serio y amargado, y una cerveza en la mano. Tenía el rostro marcado por cicatrices y arrugas; los pómulos y la boca, duros y patentes. Poco tardé en sentarme junto a él y abrir conversación de la manera más estúpida que se me ocurrió: “¿no es usted de por aquí, verdad?”. El hombre, medio borracho, me contestó que no, y que yo tampoco lo era. Tras un vago e insulso intercambio de frases pronunciadas apenas con la cantidad justa de cortesía, el hombre, que parecía a la vez absorto y ansioso de desembarazarse de una terrible carga, se quedó mirándome fijamente. Al rato, sin vacilar y deseoso de contar a quien fuera lo que tan ardientemente le atribulaba, me dijo: “venga aquí, arrímese, que le invitaré a una copa, pero sólo si oye mi historia”.

seguir leyendo

¿Eres uno de nosotros?

30lfj0z

Esto va de que algunos nos hemos hartado de vivir nuestras aficiones en soledad, ocultos en cuevas a las que llamamos “nuestra habitación”, solo porque tenemos gustos minoritarios, frikis o extravagantes. Nos hemos dado cuenta, en los últimos tiempos, de que hay más gente como nosotros o con cosas en común, y que iba siendo hora de tener un lugar de encuentro para todos.

Hablo de jugadores de rol, ajedrez, juegos de mesa (no basados en el azar, ojo, que haya que pensar un poco), amantes del cómic, el manga y el anime, de los libros de ciencia ficción, de Harry Potter o del Señor de los Anillos, de viciosos de Magic y otros juegos de cartas coleccionables, nostálgicos de los videojuegos retro, apasionados del cine fantástico o del más clásico, comprometidos con el ecologismo y aficionados a Salones del Manga, cultura japonesa, gadgets curiosos o mercadillos de segunda mano.

¿Eres uno de nosotros?

De momento te ofrecemos este blog en que pretendemos publicar artículos de interés para todos o casi todos. Intentaremos tocar todos los temas mencionados más arriba y alguno más. Pero, sobre todo, queremos publicar artículos, relatos, cuentos y ensayos vuestros, que podéis remitirnos al correo ludofago@circuloludofago.com. Para romper el hielo, estaremos posteando cosas nuestras hasta que nos inundéis con las vuestras.

También estamos en Facebook como Círculo del Ludófago. Síguenos y te pondremos al día.

Finalmente, y esto es lo más importante, estamos gestionando la cesión de un local para la asociación en Olivenza. En cuanto tengamos sede física podremos organizar partidas de rol, de juegos de mesa y de Magic, pases de cine, gymkanas o mercadillos. Y concursos: de juegos, de relatos, de cómic o de lo que se nos ocurra.

Os mantendremos informados.

JLBelloq, para el Círculo del Ludófago

TARDE DE SÁBADO (PRIMERA)

dados-de-rol

– ¡Ataco a mi compañero por la espalda! Le suelto un hachazo, para que se entere…

– ¿Y eso por qué? – dice Jordi-

– Porque me da la gana… y porque quiero su casco y su espada.

– Ya estamos otra vez, Fonsi, eres un cabrón.

– Claro, soy un guerrero renegado caótico, estoy en mi papel. Haber estado más atento, pardillo.

El pardillo soy yo, claro. No siempre me toca a mí, pero eso da igual, la partida pierde interés cuando un colega muere y se tiene que quedar mirando sin hacer nada el resto del tiempo. El rol es así, cada uno es libre de actuar como quiera, pero Fonsi no se divierte, sólo quiere dar la nota, aún a costa de fastidiarnos a todos. Jordi se desespera:

– Vale, tío, siempre lo mismo. Tira un d20… ¡joder, dieciocho, encima! Pelu, no puedes aplicar el bonificador del escudo, te ha dado por la espalda. Y el daño es doble, ya lo sabes…

seguir leyendo