TARDE DE SÁBADO (NOVENA)

Rober, el cinéfilo del grupo, ha propuesto plan para este sábado: maratón de cine. Sugiere que nos juntemos en su casa, que para eso es la mejor preparada, con pantalla grande, sonido DTS y toda la parafernalia, y que llevemos cada uno una película sorpresa a nuestra elección. Él pone las palomitas.

El día acordado nos presentamos bien temprano a las doce de la mañana, cargados de bocatas y DVDs. seguir leyendo

El sombrero (relato)

Es bueno que la aventura sea inesperada, lo malo es que sea incomprensible.
Relato de una pesadilla de autora femenina, protagonista femenina y, los demás, inclasificables (JLBelloq, Círculo del Ludófago)

El Sombrero

por Drizza Do`Urden

Sé qué pensarán. Estoy loca, trastornada, como una cabra. En fin. Lo sé. Pero me da igual. Tengo que contarlo. Tengo que hacerlo. Me liberará. Y a unas malas me servirá para reconciliar mi parte del yo racional, que según mi psicóloga, se resiste a aceptar la verdad, el dolor, la ausencia… Ya.

Mi prometido falleció hace un año en un accidente de moto. No está. No volverá. Lo sé. Y lo acepto. Es duro, lo ha sido y lo será. Pero la vida sigue. Y yo con ella. Para ello me propuse esparcir sus cenizas por algún sitio apartado y tranquilo, que me recordara a él.

seguir leyendo

Todos los microrrelatos de nuestro Primer Concurso Temático

Pues eso, aquí tenéis los enlaces a los seis microrrelatos presentados. Leedlos en un plisplás – son dos páginas como máximo cada uno de ellos – y votad en el Facebook del Círculo del Ludófago, pues tenéis que seguir al Círculo del Ludófago para poder votar.

INSTRUCCIONES PARA VOTAR:

Como en Eurovisión: tenéis que otorgar cantidades de puntos, de uno, dos, tres, cuatro cinco y seis, a cada uno de los microrrelatos presentados.

O sea, al que menos os haya gustado, le ponéis 1 punto; al siguiente, 2 puntos; al siguiente, 3 puntos; y así sucesivamente, de forma que al que más os haya gustado le asignáis los 6 puntos.

Que no tenga que repetirlo…

ENLACES A LOS MICRORRELATOS PRESENTADOS:

El cambio de Walter, por Sutter Cane

El bufón del reino, por Astro Riser

Déjá vu, por JLBelloq

Una misión delicada, por JLBelloq

La torre, por Drizz Do’Urden

Una torre, un rayo, un globo de diálogo y dos máscaras, una triste y otra sonriente, por JLBelloq

 

Que aproveche.

 

Una torre, un rayo, un globo de diálogo y dos máscaras, una triste y otra sonriente (microrrelato)

I CONCURSO TEMÁTICO DE MICRORRELATOS DEL CÍRCULO DEL LUDÓFAGO

Una torre, un rayo, un globo de diálogo y dos máscaras, una triste y otra sonriente

por JLBelloq

– Una torre, un rayo, un globo de diálogo y dos máscaras, una triste y otra sonriente ¿Y con esto hay que hacer un relato? ¡Vaya rollo! Éstos del Círculo del Ludófono han perdido el rumbo, con estos elementos no hay quien haga nada decente.

– Ludófago, tío, y me parece que sí, que se puede hacer algo chulo. Tú sólo piensa y verás.

seguir leyendo

Una misión delicada (microrrelato)

I CONCURSO TEMÁTICO DE MICRORRELATOS DEL CÍRCULO DEL LUDÓFAGO

Una misión delicada

por JLBelloq

Pierre de la Tour era hombre de malos humos y pocas palabras. Las mejores cosas que tenía en su vida eran su Rolls Royce heredado de su padre y su no menos querido perro, un husky siberiano que acudía al oír su nombre, Sultán. Cuando el chucho desapareció, los gritos podían oírse desde la Comisaría de Policía, a cinco manzanas de su cubil, en el mismo centro de París. Los inspectores de la Sûreté habrían dado su paga del mes por saber qué hacía rabiar al criminal que los humillaba un día sí y otro también.

seguir leyendo

Déjà vu (microrrelato)

I CONCURSO TEMÁTICO DE MICRORRELATOS DEL CÍRCULO DEL LUDÓFAGO

Déjà vu

por JLBelloq

     La lluvia empapaba las piedras de los muros, afuera, y la tormenta iluminaba el entorno en cortos intervalos. Dentro, un pequeño escenario en la sala principal de la torre era el lugar elegido para el regalo. La obra era un melodrama bien representado por los actores, los cinco miembros de la troupe contratada para el cumpleaños de la condesa. Los diálogos, cargados de ironía, hacían las delicias del público, apenas veinte personas invitadas por los condes a su castillo en la colina, atendidas por un puñado de sirvientes. seguir leyendo