TARDE DE SÁBADO (DECIMOCUARTA)

dados-de-rolEste sábado vamos de estreno, y nada menos que de la mano de Fonsi. Su integración en el grupo ha sido espectacular y ahora se ha lanzado a enseñarnos un juego de un tipo completamente desconocido por nosotros, que ya creíamos haberlo visto todo.

– Esto es un “wargame”- nos explica –, o sea, un juego de guerra en el que se simula una batalla, normalmente basada en una real.

– A mí no me gusta la guerra, soy pacifista…

– Muy gracioso… Como veis, se juega en un tablero dividido en celdas hexagonales, con piezas de cartón con los símbolos de cada unidad. Mirad, mirad…

Nos da a continuación el cursillo acelerado para novatos, en el que aprendemos a diferenciar las unidades de infantería, tanques, artillería, paracaidistas, ingenieros, comandos y unas cuantas más. Nos iniciamos en las reglas básicas de movimiento, combate, bombardeo, construcción de puentes y lanzamiento de paracaidistas. Finalmente, nos dividimos en dos equipos y desplegamos las fuerzas respectivas sobre el mapa.

Éste representa una zona muy concreta de Holanda, entre Eindhoven y Arnhem, donde los aliados, tras el desembarco gigante del Día D, en Normandía, efectuaron el lanzamiento paracaidista más numeroso de la historia. El propósito era dominar un tramo de carretera estratégico, jalonado de puentes imprescindibles para que el grueso del ejército aliado cruzara los ríos  y canales entre ambas ciudades y llegar en tiempo récord a la frontera alemana.

Me pongo con Fonsi y Mati, y nos toca defender la carretera; o sea, jugamos con el ejército alemán. Dani, Rober y Jordi manejan las tropas aliadas, con el grueso en Eindhoven y una multitud de paracaidistas a su disposición. En mi equipo, el relativo desinterés de Mati, poco aficionada a los juegos bélicos, se compensa con el entusiasmo de Fonsi, al que se le notan los kilómetros.

El desarrollo de la partida resulta interesante, a pesar de ser casi todos novatos. Nuestros rivales avanzan al principio carretera adelante, arrasándolo todo a su paso gracias a su abrumadora superioridad numérica, pero acaban detenidos al otro lado de un río cuyo puente hemos destruido y en cuya otra orilla nos hemos atrincherado. El frente está estabilizado, así que intentan desequilibrar con un lanzamiento masivo de unidades de paracaidistas en nuestra retaguardia. Se forma la de San Quintín, con los alemanes evitando el paso del río y combatiendo a la vez a los “paracas”. Entre una cosa y otra, nos dedicamos a destruir cuanto puente se pone a tiro, mientras los aliados usan a sus ingenieros para cruzar en distintos puntos.

Traemos refuerzos en forma de unidades blindadas de las SS, de un siniestro color negro, y algunas divisiones ocultas que crean el caos entre los enemigos. Ellos, por su parte, consiguen arrebatarnos el control de un puente vital y lanzamos todo lo que tenemos contra los responsables. La cosa se pone fea para todos y la emoción sube muchos grados. Los paracaidistas caen como moscas, arrollados por los poderosos tanques alemanes, pero a costa de descuidar la defensa de los pasos, por lo que las piezas del ejército anglo-americano se cuelan por varios puntos y amenazan rodearnos. Resolvemos combate tras combate en los puentes, a ambos lados del río o del canal. El dado echa humo, y las fichas van desapareciendo del tablero a puñados.

Conseguimos abrir una brecha en el cerco y escapamos con varias de las más fuertes justo a tiempo para cruzar el penúltimo río y destruir el puente tras nosotros. Aun se pone la cosa más chunga cuando, a falta de tres turnos nada más, el otro equipo lanza sus últimos paracaidistas en el mismo medio de nuestras piezas, formando un lío impresionante que casi nos cuesta la partida. Por fortuna, los turnos se acaban cuando todavía conservamos un trozo de carretera y un puente, suficiente para que no ganen los aliados.

Sudando la gota gorda, Fonsi y yo nos recostamos en las sillas y resoplamos, aliviados. Solo entonces nos damos cuenta de que Mati está tirada en el sofá, leyendo – ¿cuántos turnos hace que no intervenía en la partida? -, y entonces levanta la mirada y dice con desgana:

– ¿Ya? ¿Hemos ganado? ¡Bien, somos los mejores!

– Pero, ¿tú te has enterado de algo?

– De la partida, no mucho, pero sí de la batalla, de la de verdad. Estaba leyendo precisamente sobre ella. ¿Sabíais que fue un fracaso, porque no pudieron pasar a pesar de todo el despliegue? ¿y que la culpa la tuvieron los espías, que no se enteraron de todo lo que tenían oculto los alemanes en la zona? Pero eso sí, a pesar del desastre, era tal la superioridad de medios que solo supuso un pequeño retraso en el avance hasta Alemania.

– Pues no, no lo sabía, pero vista la partida ya nos lo podíamos imaginar.

– Jugando y aprendiendo, para que luego digan que perdemos el tiempo.

– Eso dice mi madre, que menos jueguecitos y más salir por ahí a buscarme novia. Está obsesionada.

Decididamente, el experimento ha sido exitoso. Felicitamos a Fonsi y le pedimos más. Al parecer tiene tres o cuatro, heredados de su hermano mayor: “Panzerkrieg”, “el Día D”, “el Imperio Romano”. Me fijo en la caja del que hemos abierto hoy: “El último puente”. Buen título, pero el caso es que me suena. Rober me lo aclara:

– Es una peli famosa, con cantidad de estrellas de Hollywood. Voy a buscarla, que ahora me han entrado ganas de verla.

Quedamos en que nos avisará cuando la consiga, para una sesión de cine bélico. Salen otras cuantas candidatas, como “Cartas desde Iwo Jima”, “Stalingrado”, “Enemigo a las puertas” o “La cruz de hierro”. Incluso alguien propone “Senderos de gloria”, la de Kubrick, pero se desecha ipso facto, pues ya la conocemos y nos pone de mala leche, por unanimidad. Al final, acordamos ver “Salvar al soldado Ryan” y “Apocalypse Now”, las dos obras maestras del género y así improvisamos otra tarde de sábado más.

 JLBelloq

Bookmark : permalink.

3 reacciones a TARDE DE SÁBADO (DECIMOCUARTA)

  1. Uruk Valandil dice:

    Muy guay. Entretenido y divertido, y tb educativo!!!

  2. Mr. X dice:

    Make love, not war.

  3. Matraca dice:

    Un puente lejano.
    Gran cantidad de actores de renombre. Basada en la operaciòn Market Garden. Batalla perdida por los aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.